loader image
CARGANDO...
Desafío

Debido a la carga desproporcionada a la que se enfrentan las mujeres en labores del hogar y del cuidado, para generar una equidad real es importante que el sector público y privado contribuyan a transformar estos roles.

Hay evidencia clara, de fuentes diversas, de que la participación de mujeres como líderes en escenarios de toma de decisión, puede generar mejor desempeño financiero, mejor nivel de innovación y ayudar a crecer la economía de una manera significativa.

 

Colombia tiene un rezago en equidad que se convierte en barrera para el desarrollo y la inversión

01.

Desafío global: Indicadores de organismos multilaterales muestran la severidad, a nivel global de la brecha de género en la dimensión de participación económica y oportunidad, profundizada por la pandemia.

El cierre de la brecha de equidad en el Subíndice de Participación Económica y Oportunidades ha tenido un avance de tan sólo 2.4 puntos porcentuales desde 2006, es decir un promedio de 0.16 puntos de progreso entre el período. 2006-2020. Como resultado tomará 267.6 años alcanzar el cierre de la brecha.

Estas cifras pueden incrementarse una vez se evidencie el efecto completo del la pandemia por Covid-19 a nivel mundial.

Los estudios preliminares ya estiman el efecto asimétrico en las oportunidades económicas de las mujeres, especialmente en términos de participación laboral

Parte significativa de este efecto se debe a las medidas tomadas por la coyuntura como el cierre de escuelas y colegios, y de los lugares de trabajo.

La evidencia muestra que el impacto de la pandemia en las mujeres tiene múltiples razones. Las mujeres están empleadas más frecuentemente en los sectores de la economía directamente afectados por el cierre y medidas de distanciamiento, por lo que han experimentado tanto tasas de pérdida de empleo más altas como mayor dificultad para el reempleo.

El empleo y el reempleo para ellas ha ido a un ritmo más lento, con un retraso mayor en el empleo de mujeres en cargos de liderazgo.

También hay evidencia que entre las mujeres que han continuado su trabajo durante la pandemia, un volumen ha reducido sus horas de trabajo más que los hombres, alejándose de las oportunidades de promoción en cargos de liderazgo.

Las mujeres siguen viéndose subrepresentadas en trabajos de inteligencia artificial, data, y Cloud computing.

El traslape de las responsabilidades laborales con las responsabilidades del cuidado (de niños, de personas mayores y de oficios del hogar) se ha intensificado durante la pandemia especialmente para las mujeres con hijos menores sobre quienes ha recaído desproporcionadamente, y por efecto incrementando sus horas de trabajo no remunerado.

Colombia cayó del puesto 42 al 60 en la brecha del Subíndice de Participación Económica y Oportunidades reportado por el estudio Global Gender Gap Report 2021 del WEF, vs. 2020.

02.

Desafío en Colombia: A pesar de los avances de las últimas décadas, en Colombia los indicadores muestran la significativa desventaja de la mujer en el mercado laboral.

La brecha salarial total para el 2019 entre mujeres y hombres en Colombia según La Gran Encuesta Integrada de hogares del DANE , era del 12,9%

La tasa de desempleo de las mujeres en Colombia, después de la pandemia, es del 21% comparada con el 12% de la tasa de desempleo de los hombres.

Según el DANE, en las zonas rurales, la Tasa Global de Participación de las mujeres en el mercado laboral es inferior a la de los hombres en zonas rurales y a la de las mujeres en zonas urbanas. La mayoría de las mujeres inactivas en el mercado laboral se dedican a actividades de trabajo no remunerado.

Según el DANE Las mujeres rurales ganan 34,5% menos que los hombres en el ingreso laboral mensual y 7,2% menos en el ingreso laboral por hora.

Fuente: Iniciativa de Paridad de Género 2019 contiene estudios de Aequales y Econestudio para BID 2019). Porcentaje de mujeres en edad laboral que trabajan: 63.7%. Participación en la fuerza laboral : 27% menor. Tasa de desempleo: 71% más alta. Ingresos: 17% más bajos. Horas trabajadas semanalmente: 17% más. Porcentaje de horas de trabajo no remuneradas: 38% (economía del hogar). Porcentaje de posiciones de juntas directivas ocupadas por mujeres: 17% (CESA 2020). Porcentaje de compañías con mujeres en cargos de liderazgo: 18.9%. Porcentaje de compañías con mujeres en el cargo de CEO: 7%